Se puede evitar toneladas de residuos en el agua cambiando nuestros hábitos de lavado de ropa

En el momento que se lava la ropa se desprenden microfibras, que pueden acabar en ríos, mares y océanos en forma de microplásticos. Lavados más cortos y con agua fría reducen un 30% la cantidad de residuos.

Aproximadamente unas 13 000 toneladas de microfibras se vierten cada año a los ríos, mares y océanos europeos. Esto es equivalente a arrojar dos camiones de basura al día a las aguas. Recordemos que la mayor parte de las prendas de vestir que usamos está fabricada con fibras sintéticas, fuente de microplásticos que pueden acabar en el mar. Esto es así porque cada vez que lavamos la ropa, partes diminutas de los tejidos, conocidas como microfibras, se desprenden y van a parar a ríos, mares y océanos, contaminándolos.

Hace unos años se prohibieron las microesferas de plástico presentes, por ejemplo, en los productos exfoliantes debido al daño que suponía su liberación al medio acuático. Pues bien, hay científicos que apuntan a que las microfibras de la ropa pueden ser más peligrosas para el medio ambiente que las propias microesferas.

Sin embargo, con unos pequeños cambios en nuestros hábitos de lavado de la ropa, podríamos reducir la cantidad de residuos hasta en un 30%. Los investigadores lo han logrado cambiando un ciclo de lavado de 85 minutos a 40 grados (el considerado típico lavado doméstico) por otro de 30 minutos a 15 grados. En conclusión, optando por ciclos de lavados más fríos y rápidos, se podrían ahorrar potencialmente 3 813 toneladas de microfibras que se liberan en los ecosistemas marinos de Europa.

Y hay más medidas que pueden ayudar a reducir la contaminación de las aguas por microfibras. Una de ellas es el uso de lavadoras de alta eficiencia, que usan hasta un 50% menos de agua y energía por carga. En el estudio se vio que estas máquinas liberaron menos microfibras que las lavadoras tradicionales de carga superior, con ejemplos notables que incluyen una reducción del 70% de microfibras de los tejidos de vellón de poliéster y una reducción del 37% de las camisetas de poliéster.

Otra medida para minimizar el daño medio ambiental sería poner la lavadora llena y es que con cargas de lavado más grandes se liberaron menos microfibras, debido a una menor proporción de agua en la tela. Cuando hablamos de llenar la lavadora, nos referimos a que la ropa debe ocupar tres cuartas partes de la máquina, no menos. Tampoco se recomienda cargarla más.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )