¿Realmente existen los fantasmas?

Muchas personas afirman haber sido testigos de fenómenos paranormales y de haber presenciado la aparición de estos seres de ultratumba pero, por ahora, no existe evidencia científica de la existencia de espíritus.

A lo largo de la historia, en todas partes del mundo, ha habido gente que afirma haber sido testigo de fenómenos paranormales. Creen haber presenciado la aparición de fantasmas o espíritus e incluso haber logrado captar alguna evidencia fiable de estos hechos. Así, durante siglos y hasta el día de hoy, han existido incluso grupos de espiritismo dedicados a invocar fantasmas a través de diferentes métodos como la famosa güija. Incluso hay quienes se han organizado para “cazar” fantasmas de una manera proactiva y organizada.

A finales del siglo XIX llegó a fundarse en Inglaterra la Sociedad de Investigación Psíquica. Eleanor Sidgwick, que fue presidenta de dicha grupo, en el que participaban incluso miembros de las Universidades de Cambridge y Oxford, se convirtió en la primera cazafantasmas. Así pues, la tradición que afirma que los fantasmas existen y puede demostrarse científicamente viene de largo. Sin embargo, no es así.

En realidad, no puede demostrarse científicamente la existencia de fantasmas porque, para empezar, ni siquiera hay consenso sobre qué es un fantasma. Se elucubra que podría ser el alma vagabunda de alguien que debe cerrar sus asuntos en la Tierra antes de embaucarse definitivamente en su camino hacia el más allá, pero, ¿por qué se afirma entonces que existen también los objetos fantasma, como vagones, pueblos o edificios?

¿Podrían los fantasmas ser pura energía?

Hay quien alega que, basándose en la primera Ley de la Termodinámina enunciada por Albert Einstein (la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma), tendría todo el sentido que existiesen los fantasmas, puesto que serían la energía resultante de nuestro ser cuando muere, que en lugar de desaparecer, adquiriría otra forma. Sin embargo, lo que sucede con la energía de nuestros cuerpos al morir es que se libera en forma de energía calorífica a través de procesos de descomposición en el medio.

Así que, por el momento, no hay ninguna evidencia científica rigurosa de que los fantasmas en realidad existan. A menos que queramos convertir el término “fantasma” en un cajón desastre en el que meter todo aquello que no sepamos cómo explicar de otra manera.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )