Oslo, la capital europea fue premiada por su naturaleza y desarrollo en equilibrio

Oslo, la capital de Noruega

Este año Oslo, la capital de Noruega, fue ciudad ganadora como La Capital Verde Europea. Un título digno de merecer, ya que posee una ambiciosa política medioambiental en la cual se combina perfectamente con el desarrollo de la ciudad y sus habitantes, y su huella de carbono. Cerca de los 660.000 habitantes, Oslo es una ciudad numerosa que posee un entorno fabuloso con un bosque protegido denominado Marka, y un fiordo que conecta fluvialmente con el bosque.

Por otro lado, el río Akerselva es otro de sus puntos importantes que utilizan para el turismo. La ciudad posee unas famosas cataratas y unos ocho kilómetros de recorrido que dan para mucho, entre otras cosas, como por ejemplo para poder observar un montón de aves, cangrejos o ranas, además de la vegetación de ribera.

El transporte público es rápido y seguro, han llevado a cabo en los últimos años nuevos puntos de acceso en los barrios recientemente levantados. Se logró incentivar su uso reduciendo el precio del billete, extendiendo los horarios y hasta mejoraron la fluidez del servicio. El efecto que generó esto fue que entre 2005 y 2015, el público que escogió usar el transporte público que aumentó del 21 a 32%, mientras que la cuota de automóviles disminuyó de 45 a 34%. Con este gran paso, Oslo consiguió reducciones sustanciales de emisiones emitidas a la atmósfera.

Su administración y separación de residuos desde los alimentos y aguas residuales municipales, ha supuesto que la utilización de biogás como combustible en 42 camiones de basura (100%) y 150 autobuses (1204 autobuses en total), disminuya la contaminación que antes ya existía.

Esto no es todo, Oslo ha propuesto un plan para vehículos y maquinarias de construcción con cero emisiones. Gracias a estas medidas relativas para las construcciones marcaron un antes y un después. Durante 2008, el Concejo Municipal opto por eliminar la calefacción a base de aceite en todos los edificios municipales para el año 2012 ya 180 edificios municipales se convirtieron en edificios que funcionan con energía renovable, y las emisiones se han disminuido de aproximadamente 7.200 toneladas de CO2 en 2009, a 600 toneladas de CO2 en 2015.

Otra de las principales inversiones de la ciudad, fue ampliar los espacios verdes. Los parques y otros sectores verdes ofrecen a los residentes la posibilidad de escapar de la movida y ruidosa vida de ciudad. Desde 2005 a 2014 se han gastado 45,7 millones de euros en mejoras para las áreas verdes. Varios de los proyectos fueron co-diseñados con los residentes locales. Oslo posee aproximadamente de 220 kilómetros de senderos en zonas verdes dentro de la zona construida.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )