Aprende a identificar que insecto te ha picado

Los síntomas de las picaduras de insectos más muy comunes y aquí explicamos cómo darse cuenta para poder curarlas.

En el momento que llega de la primavera y el verano y hasta cuando se va el frío del invierno, la presencia de bichos e insectos varía en la cantidad y diversidad. Además, cómo no, las picaduras de estas, afectan de manera distinta a las personas. Hay algunos que les pican todos los bichos del mundo y a todas horas. Por otro lado, también existen quienes transitan los meses de calor sin recibir ni un picotazo. En los últimos se llevaron a cabo estudios, y aunque existan distintos factores que podrían explicar esta preferencia de los insectos, lo verdad es que parece que la genética está relacionada con la predisposición de cada quien a ser víctima de picaduras. 

Hoy te traemos en este artículo una recopilación de varias picaduras de insectos, las cuales son las más habituales durante los meses de primavera y verano, para que puedas aprender a identificar qué bicho te ha picado, y poder actuar en relación a eso:

Picadura de mosquito

Esta es la más cotidiana, la causante de despertarte, la que mantiene en vilo durante la noche en el momento escuchamos el zumbido cerca de la oreja. Por lo pronto no es preocupante, ya que su único síntoma es que genera picor e inflamación en la zona de la picadura (generalmente las extremidades), donde encontraremos una especie de pequeño habón redondo y que puede un poco hinchado luego de de haber recibido el picotazo.

Si sientes algún otro síntoma luego de las picaduras, como dolor de cabeza, dolores por el cuerpo o fiebre, no dudes en acudir a tu médico, puesto que puede ser una picadura de un mosquito no común o síntoma de una reacción adversa. Los niños también suelen tener más reacción que los adultos a la picadura de los mosquitos.

Abejas y avispas

Como consecuencia de estas picaduras, además de un fuerte dolor, veremos un enrojecimiento, calor y una hinchazón notorio en la zona durante uno o dos días. La zona inflamada se muestra coronada por un pequeño punto central y una marca blanca que señala donde el aguijón ha perforado la piel. La diferencia entre las abejas y las avispas es que las primeras sólo pican una vez ya que al pincharte, te dejan el aguijón clavado. Debes tener cuidado con el aguijón, tienes que retirarlo con delicadeza, ya sea con los dedos o con la ayuda de unas pinzas, porque dentro de él se halla el veneno. Por otro lado, las avispas pueden ser agresivas y son capaces de picar varias veces.

Chinches

Las picaduras de chinches se reconocen porque estos insectos generalmente pican en manada, dejando muchas erupciones rojizas que se disponen a lo largo de una zona del cuerpo. Generalmente, suelen aparecer en zonas del cuerpo que no se encuentran cubiertas por la ropa, como las manos, los pies o el cuello.

Generalmente generan una intensa picazón, solo en varios casos pueden llegar a infectarse o generar alergias más intensas.

Pulgas

Las picaduras de las pulgas son muy similares a las de las chinches, ya que también suelen picar en grupo (de tres o cuatro picaduras o en línea recta), aunque generalmente aparecen con mayor frecuencia en la parte baja de las piernas, los tobillos y en los pies. Aunque además pueden surgir alrededor de la cintura, los senos, las axilas o la ingle.

La picadura toma forma de roncha rojiza, con un pequeño halo rojo en torno al centro de la misma, y los síntomas y los picores aparecen de forma inmediata, a diferencia de las chinches que inoculan un pequeño anestésico para evitar ser detectadas. También producen bastante picor, y se puede desarrollar urticaria o una erupción cerca de la mordedura. 

Arañas

Por lo general las arañas no pican, sino que muerden. Su mordedura a diferencia de otras picaduras presenta dos marcas de punción y la reacción se manifiesta a través de una sola pápula, pústula o roncha levantada seguida de enrojecimiento y sensibilidad.

Las picaduras de las arañas no son peligrosas, aunque sí existen varios tipos de arañas (la viuda negra, la araña vagabunda, la araña tela de embudo (Australia), la araña errante (América del Sur), la tarántula o la araña lobo) las cuales pueden generar mayor gravedad e incluso llegar a ser potencialmente mortales.

Picaduras de garrapata

Y las garrapatas son parásitos. Sus picaduras se diferencian porque son de un rojo fuerte, de gran viveza, porque generan erupciones, sensación de ardor y normalmente dolor, hasta ampollas o dificultad para respirar; y porque en ocasiones todavía podemos hallar la garrapata pegada a nuestra piel. En estos casos debemos actuar con cuidado y extraer a la garrapata con unas pinzas para evitar que la cabeza se quede dentro de nuestra piel.

Las garrapatas escogen las zonas cálidas y húmedas del cuerpo, ya sean las axilas, la ingle o el cabello. 

Generalmente las picaduras de estos suelen ser ofensivas, pero en determinadas zonas pueden ser fatales ya que pueden ser transmisoras de enfermedades, como por ejemplo la enfermedad de Lyme.

Tábano

La picadura del tábano es particularmente dolorosa, porque a diferencia de otros insectos lo que hacen los tábanos es morder y cortar la piel. Generan hinchazón con forma de roncha que se ve rodeada por un halo rojizo de inflamación. El ardor que se siente suele ser fuerte e instantáneo. Hasta podría llegar a salir un pequeño moratón en la zona.

Aún cuando las picaduras de tábanos son más comunes en animales que en personas, estos tienen poseen la capacidad para transmitir enfermedades como la miasis, la tularemia, la loasis, la elefantiasis o la oncocercosis.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )