El «Dibu» visitó el merendero de Nuevo Golf: pide donaciones de mesas y sillas

Por junio 16, 2022

Parte del mobiliario del espacio solidario de José Marti al 3475 se rompió producto de la euforia de los nenes y nenas que se subieron para tratar de tener su foto con el «1» marplatense. Cómo colaborar. 

El merendero «Valeria» pide por estas horas a la comunidad donaciones de sillas y mesas después de lo que fue este martes el paso estelar de Emiliano «Dibu» Martínez, el «1» que defiende el arco de la selección argentina de fútbol, por el espacio solidario del barrio Nuevo Golf.

María, la responsable del lugar ubicado en José Marti al 3400, explicó que parte de mobiliario con el que contaba se rompió durante los momentos de euforia que protagonizaron los nenes y nenas que se subieron a los bancos, en busca de tener una foto o un autógrafo con su ídolo.

La referente del merendero dijo que la mesa principal que se quebró «ya tenía sus años» y recordó que había sido donada por la empresa Pepsico. «Era de madera corchada. Con el tiempo se desarma. Esto iba a pasar en algún momento», reconoció.

María se mostró expectante de recibir donaciones para poder reubicar a cada uno de los 130 chicos que asisten a su espacio en busca de un plato de comida. «Los nenes ya estaban muy amontonados porque el salón que tenemos no es tan grande. Incluso, hay algunos que comen parados o afuera. El tema es que si llueve, ¿cómo comen?«, planteó.

«Ya me trajeron una mesa pero es muy chiquita. Sigo necesitando mesas y sillas para los chicos. Así que si alguien se quiere apiadar de nosotros, bienvenido sea. Cualquier cosa nos viene bien porque podemos juntar las mesas para armar una sola», comentó.

La responsable del merendero «Valeria» reconoció que la demanda «viene creciendo» en estos meses, por lo que también se mostró con los brazos abiertos para recibir donaciones de todo tipo de alimentos. «La gente sabe que el plato de comida acá lo encuentra seguro y a todos nos hace falta tener la panza calentita«, señaló.

María abrió las puertas del merendero en 2001, después del estallido social que marcó un antes y un después en el país. Lo hizo por las grandes necesidades que veía en Nuevo Golf y en honor a Valeria, su hija fallecida.

«Nunca pensé que esto iba a convertirse en algo tan grande. Primero fue un roperito, después de un meredero y ahora también es comedor. A medida de la demanda, trato de ir agregando otras cosas con lo que puedo», afirmó.

Cualquier persona interesada en colaborar con María y su noble misión, se puede acercar directamente al espacio que está sobre la calle José Martí al 3475 o comunicarse al 223 5984086.

Categorías:
Sociedad

Los comentarios están desactivados.

Compartidos