Lo que el barbijo nos dejó: advierten que hay más personas con patologías cervicales

Por abril 10, 2022

Profesionales del Colegio de Kinesiólogos aseguran que se incrementó el número de pacientes que acusan problemas de columna y lo atribuyen al uso prologando del tapabocas. «Esto se hizo evidente en los últimos meses».

Profesionales de Mar del Plata del Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires (Cokiba) reconocen un crecimiento de patologías relacionadas a problemas cervicales y atribuyen el prologando uso del barbijo en el contexto de pandemia como la causa de este fenómeno que se evidencia en los consultorios.

 “Siempre fue frecuente la cantidad de pacientes que vienen con cervicalgias y lumbalgias pero con el uso del barbijo se hizo más evidente esto. Siguen viniendo muchos pacientes con dolores cervicales”, advierte Romina Escalante (M.P. 3757), delegada regional de la entidad en el Distrito IX, que abarca a la ciudad y otras localidades de la Costa Atlántica.

En una entrevista la representante marplatense de la institución colegiada sostiene que la patología nace por la obstaculización que genera el barbijo o tapabocas – bien colocado – sobre los ojos.

“El barbijo bien colocado tapa, con el borde superior, parte de la visión y entonces la persona ya no tiene la mirada en el plano horizontal como corresponde sino que para mirar los objetos más cercanos necesariamente debe bajar la cabeza”, explica, y afirma: “Ese movimiento hace que la cabeza esté en una constante flexión”.

Ante esa postura forzada, la profesional también tiene en cuenta la incidencia de la gravedad. “Como la gravedad ‘empuja’ la cabeza hacia abajo y los músculos posteriores cervicales constantemente la tratan de enderezar, se produce una ‘pelea’ entre ambas fuerzas y lógicamente terminan perdiendo los músculos”, grafica.

“Tener tanto tiempo la cabeza en flexión lleva mucha tensión y contracción a los músculos cervicales y por eso en algunas personas se ha ido borrando la curva natural de la columna cervical, que se conoce como ‘lordosis cervical’, y pasaron a tener una rectificación cervical”, revela Escalante.

La kinesióloga, inclusive, dice que hay casos extremos en donde se produce una “inversión” de la lordosis que naturalmente tiene el cuerpo. “Eso sucede cuando la columna no está cóncava posteriormente sino que tiene una convexidad posterior pero son casos puntuales”, aclara.

“El barbijo es una barrera que impide que se escuchen bien las palabras y cuando el otro está tratando de escuchar lo que dice el otro, tiende a antepulsar – es decir, a llevar hacia adelante – y rotar la cabeza, y eso a la larga también provoca contracturas cervicales”,  asegura la delegada del Colegio de Kinesiólogos.

Efecto compensación

Escalante dice que este tipo de patologías no reducen su radio de acción a la columna cervical sino que pueden tener implicancias en el resto del cuerpo. “Nosotros tenemos la columna cervical, la dorsal y la lumbar, y cuando alguna de esas curvas se modifica, también se modifican las otras”, insiste.

“Hoy no es raro ver compensaciones, tanto a nivel torácico como a nivel lumbar, que provocan dolores de cintura, interescapulares o lumbalgias que en realidad pueden estar relacionados con los problemas en la cervical”, señala la especialista que forma parte del Cokiba.

En este sentido, la profesional de la ciudad recuerda que la kinesiología no se dedica a “atender síntomas” sino que busca siempre la “causa” del dolor. “A veces un paciente puede venir con dolor de cintura pero después de una serie de estudios se puede determinar que la raíz del problema está en la cervical, y ahí la causa puede ser el uso del barbijo, dentro de un montón de otros factores”, apunta.

Etiquetas
Categorías:
Salud

Los comentarios están desactivados.

Compartidos